Ventajas de los productos de origen vegetal sustitutivos de la carne.

hamburguesa-vegana

Según una investigación realizada por expertos de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford (Estados Unidos), los productos de origen vegetal que sustituyen a la carne reducen los factores de riesgo cardiovascular, teniendo un impacto positivo estadísticamente significativo en el peso y el colesterol malo, mayor de lo que se esperaba. Esta nueva investigación se considera la primera en llevar a cabo una comparativa entre el consumo de carne de origen animal y un sustitutivo de origen vegetal, pero hay que tener en cuenta que en anteriores investigaciones se han analizado los macronutrientes de ambos tipos de alimentos, respaldando durante mucho tiempo los hallazgos que ahora presenta este nuevo estudio.

En la investigación se realizó un ensayo cruzado aleatorio de 16 semanas de duración, en el que se llevó a cabo una comparativa del consumo de ‘carnes vegetales’ (alternativas del pollo, el cerdo y la ternera) proporcionadas por Beyond Meat, con los alimentos cárnicos tradicionales. Participaron 36 personas divididas en dos grupos de 18 personas, el primero consumió a lo largo de esas 16 semanas una dieta con carne de origen animal, el segundo siguió una dieta en la que se incluyeron los productos vegetales que imitan a las carnes tradicionales.

Los resultados muestran que los niveles dietéticos generales de proteína y sodio eran los mismos en ambas dietas, se determinó que el consumo de fibra era mayor en quienes consumían ‘carne vegetal’, y que el consumo de grasas saturadas era menor en el grupo que seguía la dieta a base de alimentos alternativos a la carne tradicional. Lo cierto es que se trata de resultados que no sorprenden y que avalan el consenso de los expertos en nutrición, en el que se considera que es necesario reducir las grasas saturadas y el colesterol, evitando a toda costa la ingesta de grasas trans, grasas muy dañinas que incrementan el riesgo de sufrir enfermedades no transmisibles como las enfermedades cardiovasculares o las neurodegenerativas.

Los expertos comentan que no basta con sustituir los alimentos de origen animal, también es necesario el consumo de carbohidratos más complejos y más fibra, procurar evitar el exceso de sodio en las comidas y, por supuesto, mantener un peso saludable mediante la actividad física diaria. Los investigadores explican que estos alimentos alternativos a la carne tradicional no contienen grasas trans ni colesterol, además, casi siempre tienen la misma o menos grasa saturada que sus homónimos cárnicos. Un valor añadido es el contenido en carbohidratos complejos y fibra, algo que no se encuentra en la carne animal.

Carnes vegetales, beneficios para el organismo

Reconocen que, como norma general, estas alternativas vegetales tienen un mayor contenido en sodio, pero parece que no le dan mucha importancia, ya que comentan que no es una diferencia significativa en comparación con el contenido que tienen los productos preparados con ingredientes de origen animal. Hace un par de años, una investigación realizada por Action on Salt denunciaba que las “carnes vegetarianas” contienen niveles elevados de sal, hasta el punto de que en algunos casos se superaba el contenido medio de sal del agua de mar o el contenido de tres raciones de cacahuetes salados, esto da que pensar acerca de este nuevo estudio.

Y es que el estudio ha sido financiado por Beyond Meat y los Institutos Nacionales de Salud (NIH) de Estados Unidos, pero parece ser que se ha realizado una declaración de conflicto de intereses a fin de reducir y eliminar cualquier influencia en la investigación. A esto añaden que los análisis realizados se llevaron a cabo por un tercero que desconocía a la mayoría de los participantes, no influyó en el diseño del estudio y no llevó a cabo una recopilación de datos. Lo cierto es que tampoco nos termina de convencer esta cuestión, hubiera sido preferible un estudio totalmente independiente.

Los expertos comentan que el consumo de ‘carne’ de origen vegetal favorece la reducción de peso, lo que supone un beneficio metabólico general. Los investigadores comentan que en sólo ocho semanas, quienes siguieron la dieta con alternativas vegetales a la carne, experimentaron una pérdida de unos 900 gramos de peso, lo que es un impacto estadísticamente significativo. En fin, será interesante conocer los resultados de nuevos estudios que no hayan sido financiados por la industria alimentaria para ver si llegan a la misma conclusión.

Podéis conocer todos los resultados de la investigación a través de este artículo publicado en la página de la Escuela de Medicina de la Universidad Stanford, y en este otro publicado en la revista científica The American Journal of Clinical Nutrition.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Main Menu