Alyssa Milano muestra las consecuencias del coronavirus en su cabello

cabello-caido-reduced

«Hola a todos, solo quería mostraros la cantidad de pelo que se está desprendiendo de mi cabeza como resultado del Covid19». Así arranca el video que Alyssa Milano ha compartido en sus redes sociales para dar a conocer una (más) de las secuelas del coronavirus. Recordemos que la actriz que dio vida a Jennifer en Melrose Place ha dado positivo en anticuerpos tras padecer desde el pasado mes de abril los síntomas de la enfermedad.

En la grabación aparece cepillándose su melena mojada con un cepillo limpio («Este es mi cepillo desenredante favorito. Como podéis ver, ahora mismo no tiene ningún pelo»), enseñando después los mechones que se quedaban atrapados en él («Solo quería mostraros la cantidad de pelo que está saliendo de mi cabeza como consecuencia del Covid19»). El video concluye con su imagen alzando la cantidad de cabellos desprendidos y haciendo una llamada a la sensatez, apoyando el uso de la mascarilla («Un cepillado y esta es mi pérdida de cabello por Covid19. ¡Poneos la maldita mascarilla!»).

La publicación va acompañada de un texto en el que se lee: «Pensé que debía mostraros lo que el Covid19 le hace a nuestro pelo. Por favor, tomaos esto en serio». En un segundo post, Alyssa ha contado que, según las encuestas, el 65% de los supervivientes del virus aseguran haber experimentado pérdida de cabello, entre otros efectos a largo plazo.

El dermatólogo Julián Conejo-Mir, catedrático y jefe de servicio del Hospital Universitario Virgen del Rocío (Sevilla) confirma que son muchos los afectados que están sufriendo el denominado «efluvio telógeno», un síntoma que implica una caída del cabello muy llamativa en un periodo corto de tiempo. «La raíz de los folículos pilosos sufre un daño que interrumpe su ciclo de crecimiento, y ese provoca una caída masiva del cabello pasados dos o tres meses, pero no conduce en ningún caso a una alopecia», tranquiliza. «La pérdida es muy escandalosa y por eso las pacientes acuden a nuestras consultas muy alarmadas creyendo que se van quedar calvas, pero pueden estar tranquilas que es temporal y reversible. Este fenómeno es muy habitual después de padecer déficits de alimentación, cirugías o partos, y se resuelve con el tiempo».

El doctor Sergio Vañó, director de la unidad de Tricología del Hospital Ramón y Cajal y del Grupo Pedro Jaén, añade que también el estrés asociado al confinamiento puede estar detrás de la caída de pelo, aunque no hayan tenido el virus. «En muchas ocasiones, el pelo refleja lo que estamos viviendo», indica. En cuanto a los cuidados, este especialista afirma que, al contrario de lo que mucha gente piensa, lavarse el pelo con frecuencia no favorece la caída. «Se recomienda el lavado del cabello tres o cuatro veces a la semana para eliminar todo el pelo maduro que se va a caer tarde o temprano. Esta medida acorta la fase de caída y acelera la llegada de la fase de recrecimiento», asegura. «Y existen tratamientos que pueden ayudar a atenuar la caída y acelerar la recuperación, como el minoxidil, nutricosméticos o plasma rico en plaquetas, entre otros».

Pero como dice Milano, el mejor remedio es ponerse la maldita mascarilla.

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Main Menu